Del Fe-Mail al f-e-mail y más allá: 
Redes ciberfeministas en la Web.
Victoria Vesna

 

La comunicación ocupa un papel central dentro del debate en torno a los sexos; es el lugar en el que nuestras diferencias se hacen más aparentes. Cuando la comunicación se informatiza, en particular a través de las redes, la importancia de crear ambientes diseñados por y para la mujer no puede subrayarse lo suficiente.

Aunque hay muchas explicaciones diferentes, autores feministas han descrito la perspectiva femenina sobre el mundo como esencialmente distinta de la del hombre[1]. Desde una perspectiva psicológica muchas han argumentado que "la identidad femenina gira en torno a la interconexión y la relación" y por su parte, la identidad masculina "se centra en la separación y la independencia" [2]. Aunque la verdad reside en algún punto intermedio y es mucho más confusa, por lo general se acepta el dicho "Los hombres son de Marte, las mujeres de Venus" (Gray,1992). La red nos permite crear un espacio en el que celebrar nuestras diferencias y aceptar la fluidez de nuestras concepciones de los sexos.

f-e-mail está concebido como una extensión informatizada de las redes físicas de "snail mail" (correo caracol) como Women Beyond Borders. Está diseñado como una plataforma de lanzamiento para mujeres artistas que utilizan tecnologías con redes, para promover la formación de las mujeres en las artes digitales y como enlace con otras redes de mujeres en línea y fuera de línea. Aunque estos proyectos hacen referencia a similitudes con el mail art de las últimas tres décadas, hay una diferencia fundamental -- estas redes están diseñadas específicamente por y para mujeres. Las redes informatizadas, por naturaleza caóticas, no lineales y fluidas son entornos naturales para que las mujeres experimenten, intercambien ideas creen sistemas de apoyo y se desarrollen.

Redes eternas

A finales de los cincuenta y principios de los sesenta, surgieron tres importantes nodos de correspondence art: el Correspondence School de Nueva York, en los EE. UU., los Nouveau Realists en Europa, y el movimiento Fluxus, que actuaba en ambos continentes y en Japón. En 1963, Robert Fillou desarrolló su idea de la "Red Eterna" ("The Eternal Network") que giraba en torno a la condición humana, y no en torno a las artes. Fillou se hacía eco de la afirmación recogida en la influyente versión de la obra de Tristan Tzara, The Dada Painter´s and Poets, publicada en 1951 por Robert Motherwell. Según esta afirmación, los integrantes de Dada "habían repudiado toda distinción entre vida y poesía" (Welsh, 1995). El enfoque de la Red Eterna se centraba en el diálogo, el proceso, la investigación en grupo y la comunidad y contó con la participación en distintos momentos del proceso de artistas como Yoko Ono, Nam June Paik y Christo. Desde principios de los 60, gracias al sistema de correos, la Red Eterna floreció, pero continuó siendo principalmente invisible e ignorada por el mundo del arte convencional, que se cimienta sobre la idea del maestro, de las obras maestras u obras de arte. Pero incluso dentro de este escurridizo movimiento la mujer seguía moviéndose en los márgenes. El Mail art surgió como una reacción contra lo establecido en el mundo del arte, pero rápidamente se convirtió en arte de hombres - una manifestación más de la red de los coleguitas. Las mujeres no se adaptaron bien a las normas y jerarquías que surgían en los manifiestos del mail art y, según algunas feministas han sugerido, quizás las diferencias en las formas de comunicarse no fueran ajenas a esta falta de adaptación. Una respuesta a este problema la dio el artista mail Frey Zabitsky que diseñó un sello de caucho a principios de los 80 con el siguiente lema: "los hombres hacen manifiestos, las mujeres amigos". (Friedman, 1995)

Muchos artistas que tomaron parte en el mail art de los 60 se alejaron de la red a mediados de los sesenta como respuesta a la falta de homogeneidad estética. Por el contrario, Anna Banana, de San Francisco, creía que el proceso comunicativo era más importante que la estética. Ella misma publicó VILE, una revista dedicada al mail art. El sexto número, titulado "Fe-Mail" art fue el de mayor éxito y consistía en una colección de obras de arte mail realizadas exclusivamente por mujeres. Se crearon tres categorías de contenidos: Arte postal, Tarjetas postales y Correspondencia. Fe-mail reprodujo obras de más de cien mujeres de EE. UU., Canadá, Australia, Japón, Brasil, Inglaterra, Francia, Holanda, Alemania, España, Italia, Hungría, Polonia, Checoslovaquia, Yugoslavia y Argentina. Figuras punteras como Yoko Ono, Martha Wilson y Alison Knowles participaron. El 7 de septiembre de 1978, hace exactamente veinte años, se imprimieron 700 copias (Banana, 1995). Esta revista podría ser la más importante predecesora de los proyectos de red diseñados específicamente por mujeres artistas.

Ya han transcurrido veinte años desde que comenzara el movimiento de arte de mujeres, y el mundo del arte sigue negando a las artistas un apoyo importante [3]. Según las Guerrilla Girls, los museos de arte sólo contienen un 15 por ciento de obras de mujeres en exposición de las que sólo un 0,003% son de mujeres pertenecientes a grupos minoritarios. El 4 % de las adquisiciones de los museos son obras de mujeres. Pero, la aparición del ordenador personal y de la World Wide Web, hace posible la creación de un importante fondo de mujeres artistas y proporciona un espacio para exponer, publicar, intercambiar ideas y medios.

Del Fe-Mail al f-e-mail

Desde principios de los setenta se ha producido una ola de estudios sobre mujeres artistas con el consiguiente descubrimiento de cientos, miles de mujeres artistas a lo largo de la historia y en todo el mundo. Fue por aquel entonces, enero de 1975, que apareció el primer ordenador personal, el Altair 8800. Resulta irónico que uno de los campos de hegemonía masculina, el de las ciencias informáticas, haya desarrollado una máquina con potencial para desestabilizar los arraigados sistemas patriarcales. En su estudio sobre el mundo cultural y psicológico de los ordenadores y de la informática, Sherry Turkle (1984) observa que las diferentes formas que tienen las chicas y mujeres de enfocar la informática han alterado nuestra concepción de lo que es esta ciencia. En particular, Turkle cree que el ordenador desempeña un papel especial en este proceso ya que proporciona una entrada a sistemas formales más accesibles para las mujeres. "Se puede negociar con él, se le puede responder, se puede analizar psicológicamente." (pág. 118) Las diferencias a este respecto se utilizan, más que para cosificarlas, para redefinir la ciencia informática y las categorías sexuales asociadas con muchas ramas de la ciencia. (Lawley 1993)

Tan pronto como Internet se convirtió en un medio más sencillo de usar, las descorazonadoras estadísticas que indicaban que los usuarios eran principalmente hombres blancos de treinta y pocos años empezaron a cambiar. Surgió una nueva raza de feministas que utilizaban este medio para conectarse, comunicarse y ofrecer sistemas de apoyo. La WWW proporciona un espacio en el que las mujeres que poco a poco se han visto marginadas por las defensoras del llamado feminismo políticamente correcto imperante reclamar su derecho a la diversidad de opiniones y estrategias hacia un mismo objetivo - lograr la igualdad de derechos con el hombre. Las mujeres artistas que emplean la World Wide Web como principal medio de expresión están en una posición inigualable para llamar la atención y para funcionar independientemente de los sistemas de galerías y las directrices que se siguen en el campo de la museología. Con la ayuda de la tecnología es posible construir identidad, sexualidad e incluso género, sea como sea que nos imaginemos a nosotros mismos. Es este un entorno ideal para aquellos que no se adaptan a una idea preconcebida de lo que significa ser artista, especialmente para aquellos cuyas obras resultan difíciles de definir y aún más difíciles de clasificar.

De repente, un importante número de mujeres con formación en arte o historia del arte tienen una válvula de escape creativo que no requiere un gran capital ni influencias. Un ejemplo significativo de este tipo de activismo es el de Kathy Huffman, que pasó de ser una comisario de éxito, especializada en vídeoarte a principios de los 80, a convertirse en una ciberfeminista/artista de renombre en la red. Desde 1995 ha colaborado en varias obras de comunicación por internet con Eva Wohlgemuth, entre las que están Siberian Deal, Face Settings y un encuentro de ciber co-cocina [4]. Face Settings, su proyecto Internet más reciente investiga la comunicación entre mujeres, en línea y fuera de línea, y establece un debate en línea sobre asuntos relativos a los sexos. Constituye un buen ejemplo de arte, feminismo y actividades en red convergiendo en Internet. Otro ejemplo más extremo de esta colisión es el de VNS Matrix. Su declaración inicial es que "surgieron de la ciberciénaga durante un verano de Australia meridional hacia 1991, con la misión de secuestrar los juguetes de los tecnocowboys y remapear la cibercultura con un acento feminista [5].

Hay algunas mujeres, sin embargo, que trabajan en la red sin introducir directamente temas feministas en su obra, o que optan por trabajar sólo con mujeres. En la red hay cabida para muchos puntos de vista y, afortunadamente, no debemos respetar un único manifiesto o codigo de conducta. Ya era hora de que llegara el fin de la era del feminismo dogmáticamente correcto. Como indica Donna Haraway, los movimientos internacionales de mujeres han construido una "experiencia de ser mujer" ficticia y que tiene una importancia capital y repercusiones políticas. Como ella misma escribe: "La liberación yace en la construcción de la conciencia, de la aprensión imaginativa, de la opresión y así de la posibilidad."

En una ocasión Haraway hizo este célebre comentario: "Prefiero ser una ciborg a una diosa" rechazando la idea imperante en el feminismo convencional de que la ciencia y la tecnología son plagas patriarcales contranaturales. Como ciborg, Haraway es un producto científico y tecnológico y no ve cual es la utilidad del llamado feminismo de diosas, que predica que las mujeres pueden encontrar la libertad si rechazan el mundo moderno y descubren su supuesta relación espiritual con la Madre Tierra. Haraway se ha convertido en una heroína de las ciberfeministas (Kunzru, H. 1997).

Resulta particularmente inspirador seguir la trayectoria de la nueva generación de mujeres que trabajan en la red. El manual de las Friendly Grrls nos da la bienvenida presentándonos un nuevo lenguaje de Internet: "La girls ya no son girls, sino grrrls, son mujeres jóvenes, súper kewl (cool) que tienen la tenacidad y el empuje para navegar por la red, relacionarse con otras mujeres jóvenes y extender la presencia de mujeres en las tecnologías de nueva aparición. Así que ponéos las gafas protectoras, preparad la mano que maneja el ratón y sumergíos en el ciberespacio con el manual de las Friendly Grrls.... ¡no podéis equivocaros!" [6] .

Según Sadie Plant, directora del Centre for Research into Cybernetic Culture de la Universidad de Warwick, Inglaterra: "El ciberfeminismo es una cooperación entre mujer, máquina y nuevas tecnologías. La relación entre la tecnología de la información y la liberación de la mujer viene de antiguo."[7] Si metemos la palabra clave "mujer" en cualquiera de los buscadores de la World Wide Web, resultará evidente que esta relación goza de más salud que nunca: las mujeres y las redes de mujeres están en un momento de esplendor en línea. Se han creado muchas páginas dedicadas a temas relacionados con la mujer, desde mujeres expertas en informática debatiendo sobre la discriminación que sufren en el trabajo, a mamás que envían sus problemas, consejos y fotos para elegir al nene más guapo de la semana [8]. Esto es particularmente importante para mujeres aisladas geográficamente que hasta ahora no tenían acceso a información que les ayudara a emanciparse y a entornos en los que encontraran apoyo. No sería arriesgado predecir que, en menos de una década la presencia de ordenadores estará tan extendida como la de los televisores y los teléfonos, hecho que promete tener un gran impacto en la vida social y las costumbres en la (cada vez más global) aldea.

La Computer-Mediated Communication (Comunicación por medio de ordenadores), podría desempeñar un papel principal en reforzar y sustentar la necesidad de comunicar y compartir ideas y experiencias que pertenecen únicamente a mujeres artistas. Con necesidades mínimas en lo que a recursos económicos o políticos se refiere, las mujeres podrían empezar a desarrollar un entendimiento más integrador de las relaciones sociales y de las ideologías que se esconden detrás de los procesos tecnológicos. Una vez tengan una mejor representación dentro de la comunidad de usuarios, será posible que ejerzan una influencia a mayor nivel en los campos del diseño y la implementación. Es un momento único, una puerta de acceso para las artistas que trabajan en este campo, ya decidan trabajar en grupo o individualmente, dentro o fuera del campo de los problemas de la mujer.

 


 

Referencias:

Banana, A. (1995) "VILE History" in Eternal Network: A Mail Art Anthology , ed. Welsh, C., p.15, Calgary: University of Calgary Press

Haraway, D. (1991) Simians, Cyborgs, and Women: The Reinventions of Nature, p. 149, Routledge: Nueva York

Friedman, K. (1995) "The Early Days of Mail Art" in Eternal Network: A Mail Art Anthology , ed. Welsh, C., p.15, Calgary: University of Calgary Press

Gilligan, C (1982) In A Different Voice: Psychological Theory and Women's Development, Cambridge, MA: Harvard Univesrity Press

Gray, J. (1992) Men are From Mars, Women are from Venus, New York: Harpercollins Kunzru, H. (1997) Febrero. Wired, Número 5.02

Lawley, E. (1993) Computers and Communication of Gender, disponible en la WWW: http//www.itcs.com/elawley/gender.html

Motherwell, R.ed. (1989) TristanTzara 1989 "An Introduction to Dada" in The Dada Painters and Poets, Cambridge y Londres: The Belknap Press of Harvard University Press, p. 402

Turkle, S. (1984). The second self: Computers and the human spirit. Nueva York: Simon and Schuster.

Notas:

1) La perspectiva, el lenguaje y la comunicación no verbal, en particular el uso de las coordenadas de espacio y/o tiempo se identifican a menudo con importantes elementos de la comunicación intercultural. La perspectiva se refiere a la orientación cultural hacia conceptos como Dios, humanidad, naturaleza, el universo y otros asuntos filosóficos relativos a la idea del ser.

2) Becky Mulvoney escribe un buen resumen de las diferencias entre los sexos dentro del campo de la comunicación en su ensayo publicado en línea, "Gender Differences in Communication: An Intercultural Experience". Existe un vínculo de hipertexto a este ensayo en la página inicial de f-e-mail.

3) Según el estudio realizado en 1990 en Estados Unidos sobre la Discriminación sexual en el mundo del arte, el 50, 7% de todos los artistas de artes plásticas son mujeres, el 53,1% de las titulaciones en arte las tienen mujeres y, sin embargo, el 80% de los profesores de arte son hombres, los artistas consiguen el 68% de los beneficios del mundo del arte y el 73% de las becas de estudio e investigación.

4) Se puede acceder a Siberian Deal, Cyber co-cooking y Face to Face a través de la World Wide Web: http://thing.at/face/index1.htm

5) Las componentes de VNS Matrix son Josephine Starrs, Julianne Pierce, Francesca da Rimini y Virginia Barratt. Su sitio está en : http://206.251.6.116/geekgirl/001stick/vns/vns.html

6) El manual de las Friendly Grrls se encuentra en: http://www.webgrrls.com

7) Desde la página inicial de f-e-mail se puede acceder a una entrevista en línea a Sadie Plant publicada por la revista Geekgirl.

8) Hay un lugar para mamás en línea en: http: www.yoyoweb.com/wospace. Ellen Spertus de MIT es la autora de una página sobre las mujeres y la ciencia informática que contiene muchos hipertextos de utilidad: http://www.ai.mit.edu/people/ellens/gender.html

 

[ Traducción: Carolina Díaz ]