Reflexión sobre Mujer y Realidad Virtual.
Sadie Plant


El clítoris es una línea directa con la matriz- VNS Matrix

Las mujeres, dijo él siempre,
Están ligadas a la tierra
Demasiado enredadas
En todos sus desordenados ciclos y flujos.


Y sin embargo, por otro (invisible) lado, las mujeres son demasiado artificiales para el hombre: son puro glamour, ilusión, un artificio. Incluso su base es cosmética: es un ser inventado . Esto difícilmente puede ser un problema en la Red, donde la naturaleza y el artificio se funden a medida que chocan. No es de extrañar que las mujeres se convirtieran tan pronto en pioneras y en intrépidas profesionales de la ingeniería virtual.

La identidad masculina tiene todo que perder con estas nuevas técnicas. Disminuyen los recuentos de esperma mientras los replicantes se empiezan a rebelar y la carne aprende a ser autodidacta.

Lo cibernético es feminización. Cuando el espacio inteligente surge paralelo a la historia de la liberación de la mujer, no hay culpables. Es el punto, el lugar que desaparece al doblar el mapa, donde los arquitectos se pierden en el diseño. No entraban en los planes los sistemas de auto-orientación.

Sigue la pista al ciberespacio emergente: de la historia del comercio hasta el punto en el que el capitalismo surge como sistema autogestionado; a través de la historia de la mediación al momento de la inmersión. La guerra es, por supuesto, el caso ejemplar: el teatro mismo se convierte en ciberespacio.

El coño artificial activa el programa. Transmisiones virales aparecen en la pantalla. Imágenes cargadas convergen con su propia ingeniería. Mercados y medios; maquinaria militar. Ideadas para servir al hombre en su lucha por el control del planeta y por escapar de la corrupción de la carne conflictiva, la matriz siempre ha jugado con ventaja. La imagen le llega a él cuando ella se pone en contacto.

Lo importante se apaga solo. La naturaleza nunca ha esperado al hombre. La materia se está microprocesando: ¿qué otra cosa hacen las moléculas consigo mismas? No hay necesidad de suavizar los bordes del mundo virtual. La matriz ya ha boicoteado todos los intentos conscientes de transformarla a imagen y semejanza dela naturaleza y el artificio según el hombre.

Los viajeros siempre dejan huella, y el recorrido deja a su vez sus marcas. La humanidad no escapa a sus propios reprocesamientos. Los tecnopaisajes son avances de las descomposiciones futuras del espectáculo. Se producen a partir de códigos particulares , donde el cero hace mucho que interrumpe la casilla de inicio, y estos viajes son tan deliciosamente extraños como sus fantasías fraccionarias.

COMO ES NATURAL, ESTÁN LLEGANDO
LAS ZONAS PROSCRITAS.

AUTOMÁTICAMENTE.





Notas

- Sadie Plant (1996), " Feminisations: Reflections on Women and Virtual Reality". in Lynn Hershman Leeson, Ed. Clicking In (Bay Press, 1996).

 

[ Traducción: Carolina Díaz ]